Roma Barcellona valencia madrid
Contacto: Email abogadafernandez@nonbisinidem.com - Ufficio (4 linee) +34 963 943 533 - Linea Italia +39 0861 18 86 156

Un abogado italiano puede permitir la realización de gestiones legales con este país.

Los negocios y las actividades empresariales en muchos casos pueden no restringirse solamente al territorio nacional. Un Abogado Italiano puede facilitar o ser necesario en el caso de que la sociedad a la que pertenecemos pretenda realizar actividades empresariales entre España e Italia.

Ya sea una persona física o una empresa que pretende abrir una actividad empresarial en otro país necesita informarse bien de los derechos y obligaciones adecuados a cada país.

Un Abogado Italiano en España especializado en derecho comunitario y contratación internacional podría asesorar judicial y legalmente a una empresa italiana que decida abrir o dar de alta una actividad económica empresarial en España. Y lo mismo se puede decir a la inversa. Es lógico que los documentos institucionales o la burocracia de cada país es diferente y particular, incluso en muchos casos muy complicada y difícil de entender ya sea para un español en Italia como para un italiano en España. Por ejemplo, necesitaremos el consejo y el asesoramiento de un especialista sobre los tramites de creación de sociedades en cada país o sobre el reconocimiento y resolución de ejecuciones extranjeras, etc.

Si tenemos intención de realizar inversiones en España o en Italia un Abogado Italiano nos puede gestionar e informar sobre las diferentes maneras, requisitos y exigencias de cada país. Si tenemos intereses en Italia, por ejemplo, el Abogado Italiano nos informará de los pormenores y modalidades de, si es el caso, la redacción y ejecución de contratos, actos y documentos, reclamaciones, expedientes o documentos oficiales. El especialista jurídico internacional en muchos casos puede ser de vital importancia para que nuestras gestiones e inversiones en otro país, ya sea España o Italia, lleguen a bien termino y no caigan en el fracaso por culpa de no conocer o ignorar las particularidades legales de cada país.