Roma Barcellona valencia madrid
Contacto: Email abogadafernandez@nonbisinidem.com - Ufficio (4 linee) +34 963 943 533 - Linea Italia +39 0861 18 86 156

La reclamación de deudas puede ser gestionada por un asesor jurídico.

En tiempos de crisis siempre crecen los morosos e impagados y por tanto la reclamación de deudas es una de las gestiones por las que un cliente recurre a su abogado o a su despacho de abogados.

Podemos encontrar bufetes o despachos especializados en el cobro a morosos que realizan de manera legal y profesional el desagradable compromiso de tener que enfrentarse a los impagados. Estás gestiones muchas veces pueden salvar la economía de una empresa o de un trabajador que depende del cobro de un impago para continuar adelante con su actividad.

La reclamación de deudas puede provenir de diferentes motivos y el asesor o abogado especializado siempre lo deberá realizar de una manera rápida, económica y segura. Ya sea acudiendo a la solución judicial o extrajudicial.

Una reclamación de deudas por impago a morosos puede provenir de la reclamación de un accidente en el que un trabajador se vio implicado. También puede tratarse de una indemnización entre compañías aseguradoras. Otro de los casos habituales de la reclamación de deudas son los divorcios en los que las diferentes partes reclaman su parte o también por ejemplo en los temas o asuntos de deshaucio, cuando un propietario debe afrontar la morosidad de un inquilino que no ha cumplido con los pagos según el contrato establecido.

Uno de los casos más comunes en tiempos de crisis económica es el de los trabajos impagados o de los recibos devueltos. Muchos empresarios o trabajadores autónomos se encuentran muchas veces ante la imposibilidad de cobrar los trabajos realizados y de los que depende la economía de su empresa o actividad. Es en estos casos cuando se debe acudir a la ayuda de un asesor jurídico que nos explicará todo los pasos y tramites a seguir para llevar a buen fin nuestras reclamaciones. Y será el abogado especialista quien valore la conveniencia de acudir a juicio en algunos casos o de llegar a acuerdos extrajudiciales con los impagados en otros casos.